PERROS Y GATOS

Esto es lo que pasa si un gato come croquetas para perro

La salud de las mascotas es algo que preocupa mucho a los dueños, por eso, te decimos los riesgos que corre tu gato al comer croquetas de perro.

Esto es lo que pasa si un gato come croquetas para perro
Esto es lo que pasa si un gato come croquetas para perro.Esto es lo que pasa si un gato come croquetas para perroCréditos:  Pixabay/Gentle Dog Trainers
Escrito en ALIMENTACIÓN el

En la actualidad, la mayoría de la familias tienen perros o gatos en su casa como animales de compañía. Sin embargo, es importante destacar que entre ellos existen muchas diferencias, desde su personalidad, hasta el tipo de croquetas que consumen.

En ese sentido, muchas personas han comenzado a expresar su preocupación sobre los riesgos que existen, en caso de que un gato coma croquetas de perro, lo cual puede poner en peligro la salud de fiel compañero.

Riesgos de que tu gato coma comida para perro

Primero hay que aclarar que, las croquetas de los perros, están diseñadas para satisfacer de forma adecuada sus necesidades en temas nutricionales, por lo que son diferentes a las de los gatos, situación que podría ocasionar problemas de salud a largo plazo.

Desnutrición:

El consumo de croquetas de perro, podría ocasionar problemas de desnutrición en los gatos, pues las de ellos, tienen una mayor cantidad de proteínas y grasas. Contrario a eso, la comida de los lomitos, puede provocar obesidad en los felinos.

Problemas digestivos:

Los gatos tienen un aparato digestivo más sensible, por lo que las croquetas de perro, les pueden llegar a caer pesadas en su organismo, por lo que podría ocasionar problemas como diarrea, vómitos o en algunos casos, estreñimiento.

Alergias:

Ciertos ingredientes de las croquetas para perros, pueden causar alergias en los gatos, los cuales suelen tener síntomas como picazón y enrojecimiento de la piel, los cuales deben ser atendidos a la brevedad por los dueños.

En caso de que tu gato coma croquetas para perro, no entres en pánico y trata de mantener la calma en todo momento. Lo más importante, es monitorear su comportamiento y buscar signos de problemas digestivos o de salud, ya que al presentarlos, podría ser necesario ir al veterinario.