PERROS

UNAM emite recomendaciones a seguir para cuidar a tu perro de las lluvias

Los animales son los más susceptibles a enfermarse en la temporada de lluvias, por tanto, la UNAM extendió algunas recomendaciones para cuidar su salud.

La UNAM comparte recomendaciones para cuidar a los perros en tiempos de lluvia.Créditos: Pixabay
Escrito en BIENESTAR el

Con la temporada de lluvias y huracanes presentes en el país, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) compartió con los tutores una serie de recomendaciones para cuidar a los perros y las mascotas en esta temporada con el fin de evitar enfermedades así como malestares físicos y psicológicos, consecuencia de fuertes ruidos y la humedad en su pelaje.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) señaló que la temporada de lluvia y huracanes dio inició a mediados de mayo y puede extenderse por aproximadamente 5 meses, culminando hasta octubre, con posibilidad de alargarse hasta noviembre. Tiempo en que toda la familia debe tomar medidas para evitar complicaciones como el resfriado, lo que incluye a los perros.

Entre las medidas que se pueden tomar para asegurar la salud de los caninos es conseguir prendas impermeables, ropa repelente al agua, botas o paraguas especiales, que aseguran paseos y diversión con una mínima caída de agua en su pelaje. Aun así, debes limpiarlos y secarlos al llegar a casa, principalmente en las patas, detrás de las orejas y las axilas.

Las recomendaciones para cuidar a tu perro de las lluvias, según la UNAM

Las medidas preventivas para la población han sido señaladas por las autoridades correspondientes para asegurar el bienestar de los mexicanos en la temporada de lluvias, pero no hay que dejar de lado a los animales. Para ayudar a los tutores con el cuidado de las mascotas, la UNAM compartió un artículo con algunas recomendaciones.

Créditos: Pixabay
  • Prepara un espacio seguro y seco

A las mascotas les encanta estar a la intemperie para disfrutar el clima y la briza, pero al llegar la lluvia deben contar con un espacio seco que les permita descansar. Debe estar protegido para evitar la humedad y el agua. Si su cama se encuentra en el exterior, las recomendaciones son obligatorias.

  • Sécalos cuanto antes

La lluvia sobre su pelo y la humedad que se genera pueden causar infecciones bacterianas o un resfriado. Por tanto, la UNAM apunta que deben ser secados en cuanto regresen a casa, puede ser con una toalla o secadora para cabellos que ayude a retirar toda la humedad. Posteriormente, brindarles un espacio seco y cálido donde descansar.

  • Aléjate de los charcos

Con las constantes lluvias se producen estancamientos de agua en parques y la calle, un sitio perfecto para la proliferación de bacterias perjudiciales para la salud animal. En las salidas, asegúrate de llevar agua limpia y fresca para saciar su sed y evitar que tomen agua del charco. Asegúrate de desparasitarlos cada bimestre.

  • Minimiza el impacto de los truenos

Los truenos y rayos pueden causar estrés en tu canino, así como en la mayoría de los animales, lo que genera ansiedad y miedo. En los días lluviosos prepara una habitación, de preferencia lejos del exterior, sin ventanas, con juguetes, peluches y frazadas, para mejorar el sentimiento de protección con un refugio.

Créditos: Pixabay
  • Cuidado con su piel

Cada perro puede reaccionar distinto al contacto con la lluvia, determinado por las condiciones de su piel y pelaje. Si notas algún problema, la UNAM te sugiere acudir con un veterinario para determinar las causas. De ser necesario, requerirá productos especializados para el cuidado de su piel.

  • Procura todas sus vacunas

La mejor manera de proteger a los canino en los días de lluvia es cumplir con la cartilla de vacunación. Al cumplir con cada una, reduces el riesgo de enfermedad e infección.

Gracias a las recomendaciones extendidas por la UNAM, los tutores podrán cuidar mejor a sus perros en la temporada de lluvia, a su vez estar al pendiente de su salud para prevenir enfermedades en la piel o resfriados y asegurar tardes divertidas bajo el agua sin riesgo de enfermarse.