GATOS

¿Qué significa cuando a un gato no le gusta jugar?

La recreación y el juego forman parte de las necesidades básicas de los gatos, así que el hecho de que no lo quieran hacer tiene un significado.

Por esto tu gato no quiere jugar.Créditos: Pexels
Escrito en BIENESTAR el

Jugar es algo que a la mayoría de los gatos les gusta hacer; algunos disfrutan hacerlo con sus accesorios, otros con cajas y otros simplemente con objetos que se encuentren en el suelo, por lo que el hecho de que al nuestro no le guste hacerlo, podría preocuparnos, así que es importante saber qué significa.

Cuando pensamos en las necesidades básicas de un felino, a nuestra mente suelen venir la alimentación, la hidratación y la higiene, pero tan importante como esas tres es la recreación, es decir, que un gato se mantenga correctamente estimulado, tanto física como mentalmente.

El juego le ayuda al gato a canalizar su energía de una manera positiva, por lo que un michi que no juega, puede llegar a padecer problemas relacionados al estrés o incluso al aumento de peso, con las consecuencias subsecuentes para su salud.

Tristeza, estrés y otros motivos por los que a un gato no le gusta jugar

  • 1.- El gato padece de una enfermedad o dolencia

Ciertas enfermedades ocasionan letargo y apatía en los gatos, especialmente si el felino está experimentando un dolor. Piénsalo así: las veces que tú te has enfermado o has sufrido de algún accidente que te ha causado dolor, no te han dado ganas de jugar.

Créditos: Pexels
  • 2.- Está triste

Los gatos también pueden experimentar la tristeza, por ejemplo, cuando pierden a un ser que fue significativo para ellos. Si se muestra apático en general, cambia sus hábitos alimenticios y duerme mucho más que antes, entonces podría estar triste.

  • 3.- Padece estrés o ansiedad

Aunque no lo creas, los gatos también pueden sufrir por el estrés y la ansiedad, generalmente por cambios en su rutina, entornos hostiles o por experiencias traumáticas. Si tu felino se muestra irritable, apático y también tiene comportamientos destructivos, entonces podría haber dejado de jugar por estrés.

  • 4.- Está aburrido

¿En tu infancia alguna vez te pasó que te aburriste del juego que era tu favorito? A los gatos también puede pasarles algo similar, pues, si constantemente están jugando a lo mismo o sólo cuentan con un accesorio para divertirse, entonces podrían perder interés en él. Prueba a darle otros accesorios o inventar nuevos juegos.

  • 5.- La edad

Cuando los gatos están en edades formativas, es decir, en sus primeros meses y años de vida, suelen tener muchísima energía, curiosidad y ganas de descubrir el mundo, pero conforme el tiempo avanza, esta energía puede desaparecer, así que, si tu gato está en edades avanzadas, entonces es posible que su pérdida de interés por el juego se deba a esto.

¿Por qué un gato no quiere jugar y sólo duerme?

Como lo viste, el hecho de que un gato no quiera jugar no siempre es preocupante, sin embargo, hay escenarios en los que sí, porque si a eso le sumas que se la pase durmiendo y en un estado de aletargamiento, se podría deber a que tiene algún problema de salud, ya sea físico o mental.

Créditos: Pexels

Pero bueno, ahora ya sabes qué significa cuando a un gato no le gusta jugar, o, mejor dicho, los posibles significados. Si sólo es la edad, no hay mayor motivo de preocupación, pero si se trata de un problema de salud, deberás de acudir con el veterinario, pues es el único capacitado para hacer un diagnóstico.