GATOS

Juguetes caseros para calmar gatos inquietos: 4 ideas para cansar michis hiperactivos

¡Estas son las mejore ideas para hacer juguetes caseros para los gatos más hiperactivos del mundo! Se pueden armar fácilmente con material de casa.

Lista de ideas para hacer juguetes caseros para gatos inquietos
Ideas divertidas para hacer juguetes caseros para gato hiperactivos.Lista de ideas para hacer juguetes caseros para gatos inquietosCréditos: Imágenes sin usuarios tomadas de Pinteres.
Escrito en RECREACIÓN el

¿Te preocupa que tu minino tiene mucha energía y no tiene los juguetes correctos? Notas que hay una gran cantidad de accesorios para entretener a un minino en todas las tiendas, pero no sabes si le podrá gusta porque ya sabes que es un hiperactivo, ¿por qué no intentas con hacer unos cuantos juguetes caseros para calmar a los gatos inquietos? ¡Aquí tenemos unas cuantas ideas!

Lo primero que tendrás que aprender si eres un dueño primerizo de un minino es que no debes de usar jamás tus manos o tus pies. Los gatos son de rutinas y se acostumbrarán a jugar con tus extremidades y los querrá morder muchas veces al día, y si no te dejas, tendrán ansiedad o problemitas en su comportamiento. 

Para saber cuáles son los accesorios de diversión más adecuados para los michis traviesos y alocados, observa todo lo que hace en casa. Las distancias o pasillos que recorre, con qué se entretiene, dónde descansa y los momentos del día en los que tiene más hiperactividad, así podrás pasar a hacer juguetes caseros para calmar a gatos inquietos

1.- Usa cañas de pescar 

No, no de las que atrapan pescados, si no de las especiales para mininos. Con un palito de plástico o de madera que tengas en casa y un lazo de la caja de huevo o una agujeta vieja (que no sea demasiado larga), puedes unir tiritas cortadas de una tela y ver cómo enloquece por querer cazar a su presa. 

Créditos: imagen sin usuario de Pinterest.

2.- Pelotas de plástico 

No necesitas comprar pelotas de plástico en casa para consentir a tus gatos porque puedes armar varias con bolsas de plástico o bolas de papel que no ocupes. Incluso las tapitas de las botellas de plástico son demasiado atractivas a sus ojos. ¡Son buenas ideas para armar juguetes caseros para calmar a los gatos inquietos

Créditos: imagen de Freepik, tomada de Pinterest.

3.- Construye una torre

Esta idea puede variar mucho dependiendo del espacio que tengas en casa, pero intenta primero colocar una caja sola con una ventanita pequeña. Si le gusta, puedes colocar más a los lados, unirlas por las paredes y hacer una gran torre. Hasta una banderita con gatito le puedes poner. El punto es que se mueva por dentro. 

Créditos: imagen sin usuario de Pinterest.

4.- Rollos de papel de baño 

El último de los juguetes caseros para calmar a los gatos inquietos es usando rollos de papel de baño. Solo tienes que unir dos rollos con cinta, cortar los bordes en tiras delgadas, unirlas hacia el centro para cerras ambas aberturas y antes de hacerlos por completo, meter un poco de su pienso. ¡Ya tienes un juguete casero interactivo para michis hiperactivos!

Créditos: imagen de Decopeques de Pinterest.

¿Cómo calmar la hiperactividad de un gato?  

¿Es normal que los gatos sean hiperactivos? Sí, pero no todos lo son y esto depende mucho de los estímulos que perciban de su entorno inmediato, de la edad que tenga, y si hace demasiado ejercicio en casa. Por lo general, son los michis jóvenes los que se vuelven traviesos y a continuación te compartimos cómo calmarlos: 

  • Sujétalo por un momento y después acarícialo en la dirección en la que cae su pelaje. 
  • No lo acaricies al contrario de su pelaje o se pondrá todo juguetón. 
  • Dedícale varios minutos al día para jugar juntos y queme un poco de grasa corporal. 
  • Enriquece el hogar con plantas para su especie. 
  • Rocía feromonas para felinos para relajarlos un poco. 

¿Cuándo dejan de ser hiperactivos los gatos? 

Hay dos fases que detectamos en las que se vuelven completamente loquitos, la primera ocurre a los 3 meses de edad. Una vez que aprendan a caminar y lo hagan de manera torpe, porque siguen coordinando sus movimientos, quieren jugar con todo lo que tienen de energía con su camada. Aquí aprenden a establecer límites entre ellos mismos sobre las mordidas y arañazos. 

La segunda etapa en la que se vuelven hiperactivos e inquietos es a los seis meses. Son más grandes, tienen más fuerza y resistencia física, y ellos mismos se pondrán a prueba sobre los límites que pueden alcanzar si trepan alturas largas, corren por las escaleras o andan por los barandales. 

Después del año es cuando ya se vuelven más tranquilos los mininos traviesos. ¡Esperamos que estas ideas de juguetes caseros para calmar gatos inquietos te sean fáciles de hacer! Para tener ideas de decoración de espacios de mininos, te invitamos a revisar el contenido en Facebook